Damon Peacock nos habla sobre la intendencia

El catering para las pruebas Audax más grandes supone un reto interesante. Ingerir suficientes calorías para recorrer 1400 kilómetros a lo largo de carreteras variadas en condiciones climatológicas diversas siempre es difícil.

Cuando has hecho muchas pruebas Audax, estás acostumbrado a vivir al día. Incluso con 100 participantes, que ya sería un evento de gran magnitud, se podría encontrar todo lo necesario en tiendas, garajes y cafés. Somos personas de las que disfrutan sentadas en un bordillo bajo una marquesina para evitar la llovizna, comiendo un sandwich o unas pastas y dando sorbos a cualquier conocida bebida refrescante.

cateringEventos más grandes, como la LEL, necesitan otro enfoque. Discurren por pequeñas poblaciones que serían literalmente saqueadas por 1500 ciclistas, sin dejar rastro alguno de hidratos de carbono. Tampoco cuentan con instalaciones durante las 24 horas del día.

La LEL 2013 fue un gran paso adelante con respecto a 2009, trasladándose a controles más grandes. La LEL 2017 contará con controles de tamaño similar, teniendo en cuenta las lecciones aprendidas en 2013.

Nunca es fácil de alimentar a ciclistas hambrientos que llegan en oleadas a horas extrañas y con gustos muy diferentes de los nuestros. Pero hacemos Audax porque es difícil; somos la clase de gente que ha superado grandes retos en el pasado, y nos gusta construir a partir de lo realizado anteriormente.